San Juan de Lurigancho: Hospital vs. Complejo Deportivo Monteverde

Hace más de diez años los vecinos y dirigentes de la UPIS Huáscar en San Juan de Lurigancho gestionan la formalización de un terreno para la construcción de un Hospital. El terreno, contiguo al Centro de Salud Huáscar y al Colegio Bolognesi, ubicados entre los Paraderos 11 y 12 de la Av. Canto Grande, es este:

terreno1

aqui
“ya no”. ver ubicación en maps, clic aquí

El proceso de formalización de los terrenos que ocupa la UPIS Huáscar ha sido largo y muy complejo (más de 25 años de juicio por la expropiación de terrenos a la Cooperativa de Vivienda Canto Grande Lmtda), pero lo que concierne al caso de Hospital está resumido en esta nota de prensa de junio de 2013:

El Área del terreno afectado en uso por el Ministerio de Vivienda a favor del Hospital San Juan de Lurigancho, mediante Resolución Suprema Nº 208-77/VC-4400, de fecha 06 de setiembre de 1977, fue de 10,500 M2., a los que agregados los 10,000 M2. asignados por la UPIS Huáscar por acuerdo de Asamblea General del 11 de abril del 2003, ratificada por Asambleas de Delegados de fechas 08 de junio del 2007 y 04 de junio de 2013, hacen un total de 20,500 M2, con los que contamos para hacer realidad el añejo anhelo del Hospital Nivel III-1 para el distrito más poblado del Perú y de América del Sur, San Juan de Lurigancho. (Ver nota completa aquí)

Hasta inicios de este año todo caminaba y el proyecto contaba con la anuencia de vecinos, la Municipalidad Distrital y el Ministerio de Salud, como podemos ver en este reporte del noticiero Noticias SJL- Canal Municipal, de enero de 2016 :

Pero las autoridades han cambiado de opinión y han decidido que el hospital ya no se construirá en Huáscar, sino en el barrio Enrique Montenegro, al final de la Av. Wiesse. Y no sobre un terreno destinado a Hospital, sino allí donde ahora mismo se encuentra un complejo recreativo y deportivo en pleno funcionamiento. El Complejo Deportivo Monteverde, aquí:

monteverde
Complejo Deportivo Monteverde. Foto del Facebook de Maribel Elizabeth, de la Junta Juvenil en Defensa de Monteverde

Para ir resumiendo: se ha decidido quitarle el Hospital a un barrio que sí lo quiere y lo tenía planificado, para dárselo a otros vecinos a quienes tendrían que quitarles el complejo deportivo en el que han invertido varios años de trabajo comunitario y varios proyectos de presupuesto participativo.

El terreno en el que funciona el Complejo Deportivo Monteverde fue siempre reservado para uso comunitario y desde mediados de los 90 la comunidad ha trabajado en su habilitación, recurriendo a varios programas de inversión municipales y del Ministerio de Vivienda para implementar el equipamiento recreativo y deportivo. Ahora el Estado les dice que todo ese esfuerzo e inversión conjunta ya fue. Lo reseña este video, estrenado esta semana por la Junta Juvenil en Defensa de Monteverde, que ha trabajado con material de archivo vecinal para proponer la defensa del espacio público a partir de su historia.

Los partidarios de la idea del alcalde han tratado de presentar a la comunidad de Montenegro simplemente como vecinos que se oponen al Hospital. Porque sí. El propio alcalde ha aparecido este año en un plantón en el que se levantaban pancartas con lemas como “la salud es lo primero” y ofreciendo a los afectados construir otras losas y otra cancha, como si de eso se tratara todo. También se ha dicho que la oposición en este punto al alcalde Navarro (Alianza para el Progreso- Acuña) responde a seguidores de los ex alcaldes e influyentes políticos locales Chiroque y Burgos. Si bien muchos vecinos reividican las obras de Burgos en Monteverde, la protesta no necesita ese combustible. La causa es objetiva: se va a perder un espacio de recreación y deporte para construir ahí un Hospital que ya tenía un terreno adjudicado.

Pero ni los vecinos de Huáscar ni los de Montenegro se han quedado quietos. Ambas comunidades se están movilizando y se han hecho visitas una a la otra para buscar soluciones conjuntas al cambio de decisión del alcalde.

“Es falso que nos opongamos a la construcción del hospital. Queremos que se construya, pero donde corresponda sin afectar las áreas verdes de los vecinos”, ha declarado uno de los dirigentes de Montenegro a la prensa. Y no se trata solo de áreas verdes. Monteverde cuenta con un campo deportivo, juegos infantiles, un par de canchas sintéticas, etc. Ahora mismo no se encuentra en el mejor estado (los vecinos denuncian “abandono” municipal), pero tiene un uso intensivo: escolares en actividad deportiva, academias de fútbol, de karate, grupos de danza, equipos de vóley, vuelo de cometa y también familias que simplemente van a pasar el rato. La Municipalidad cobra 0.50 por el ingreso y al interior funcionan varios negocios privados, se entiende que concesionados por la Municipalidad (quioscos y juegos para niños, como toboganes inflables y camas elásticas).

Los vecinos denuncian que la Municipalidad “ha renunciado” al terreno mediante un acuerdo de concejo (que como se imaginarán, no está en línea, pues el portal municipal solo tiene información hasta 2015), y recogen un rumor: sobre el terreno que originalmente estaba destinado al Hospital, en Huáscar, pesan intereses comerciales.

El papel de la Municipalidad de SJL está resumido en la exposición de motivos de un proyecto de ley presentado en agosto por la bancada del Frente Amplio:

proyecto-d-eley

La situación actual:

De acuerdo a un funcionario municipal citado por Diario Uno, el terreno nunca perteneció a la Municipalidad, aunque actualmente es la Municipalidad la que administra los servicios. Y cobra por ellos hasta hoy (aunque pruebas documentarias de los cobros solo hay disponibles en línea hasta 2014):

tarifa
Según el mismo funcionario citado por Diario Uno, la Superintendencia de Bienes Nacionales concedió el terreno al Ministerio de Salud. ¿Qué tiene para decir la Ministra de Salud a San Juan de Lurigancho sobre el esperado nuevo Hospital y sobre el Complejo Deportivo Monteverde?

Mientras tanto,  con una dirigencia refrescada por la movilización de las jóvenes (sí, son básicamente mujeres) de la comunidad, se ha lanzado la campaña “Ni una planta menos”:

niunaplanta