El nudo

ELNUDO TCE AUB

Más cerca de la modorra que del sueño, los poemas de el nudo ocupan la vereda de un sopor que no despierta, se instalan en puentes, peajes, garitas, mercados o paraderos, lugares y dispositivos en los que las historias —viajes, regresos, escapes— confluyen por un momento, antes de dispersarse en infinitas partículas.

Los tiempos privilegiados de el nudo son la madrugada y el amanecer, momentos de límite e indefinición en los que el pensamiento abandona cualquier intento de organizarse para resistir los pesares del insomnio, las fantasías de huida o los reclamos del día anterior. En ese discurrir, las voces del texto cambian constantemente de lugar, ocupan y descartan cuerpos ocasionales: perros de carretera, pájaros de vecindad, obreros somnolientos.

En el nudo, la realidad de la vigilia es esquiva o engañosa: datos que no se trasmiten, puentes que no se atraviesan, materiales que no se trasladan. Puede ser leído como un libro sobre la incomunicación, pero quizá se trata de un libro sobre cifras imposibles que el pensamiento racional se resiste a enfrentar.

Editado en 2012 por el sello Álbum del Universo Bakterial.

spot de presentación, aquí
leer comentario de

Paul Guillén, publicado en Sol Negro
Bruno Polack, publicado en revista buensalvaje
Jon Martínez, publicado en la web limagris
Adolfo Pollack, publicado en el misterio de la poesía, revista Caretas
Javier Agreda, publicado en su columna Jaque Perpetuo, en diario La República

Anuncios

Un comentario en “El nudo

  1. Pingback: El nudo | LIBROS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s