El monumento a Vallejo y las placas de Castañeda

La intervención que un grupo de ciudadanos llevó a cabo en un monumento a Vallejo en la Plaza del Teatro Segura, confundida en una misma acción con el retiro de otra placa, en otra plaza, suscitó una discusión en redes, varias notas en medios de prensa, un pronunciamiento de la Municipalidad de Lima y breves declaraciones de la alcaldesa de Lima.

Así, los interesados y los curiosos hemos estado discutiendo sobre respeto a la propiedad pública. Hemos visto ir y venir acusaciones de plaquitis, de vandalismo y hasta de hordas fascistas haciendo justicia por cuenta propia. Por su parte, la actual administración de la ciudad responde a la situación reduciendo la cuestión a si se retiran o no las placas con el nombre de Castañeda, sin atender a que lo que muchos ponen en cuestión es si las placas se colocan sobre obras propias o ajenas o si con ellas una autoridad pretende apropiarse de símbolos culturales que les pertenecen a los ciudadanos y no a sus partidos políticos.

Agreguemos un nuevo elemento a esta discusión. Si las normas de convivencia ciudadana dictaminan que una persona o un grupo de personas sin autorización no tienen derecho a “cubrir” una placa o a “arrancar” otra, me pregunto cómo deben responder esas mismas normas de convivencia al hecho de que una autoridad pública destruya parte de un monumento para convertirlo en parte de la campaña de su partido o en el legado que quiere dejar diseminado para que sea reconocido durante los paseos de sus nietos en el futuro?

Tras la remodelación de la Plaza del Teatro Segura, el pedestal de la escultura de Vallejo fue cambiado y sobre el nuevo se colocó la infamante placa comentada aquí en un post anterior.¿Qué fue del pedestal original? ¿Qué hizo la gestión Castañeda con esa pieza, parte de la escultura? Aquí las imágenes.

El pedestal fue hallado en Cantagallo esta semana y las imágenes corresponden a la excursión que se llevó a cabo para dar con ella, confirmando los comentarios que corrían por redes acerca del estado de abandono y los daños que había sufrido. Ahora debe comenzar la reposición de esta pieza y con ello la restitución de la justa memoria del espacio público que Castañeda pretendió teñir de amarillo. Viendo las imágenes, de verdad que uno se pregunta quién es el vándalo aquí.

Anuncios

5 comentarios en “El monumento a Vallejo y las placas de Castañeda

  1. Pingback: El pedestal de Vallejo que el alcalde Castañeda tiró a la basura. | LIMA MALA LIMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s