quincha e idiosincrasia limeña

soñé con un cerco, un cerco que se desmoronaba. un sabor a tierra, a sal disuelta en agua. la textura del cerco del sueño me hizo evocar, ya despierta, la quincha. y con la quincha recordé que:

. . .  jaime, mi hermano, por esos días de enero en que llovió con persistencia en Lima, me comentó de la caída de una cornisa de yeso, desde lo alto de una edificación en el jirón andahuaylas. las casas de lima sufrieron, sufren mucho con la lluvia. y desde hace unos cinco años, sufren los vecinos de barrios altos cada vez que destruyen una vieja casa para reemplazarla por un edificio de ladrillo y cemento. nada sentimental, por cierto. sufren primero la enterrada posterior al derrumbe y luego la tenaz nube de polvo de ladrillo, que puede permanecer en el ambiente por días.

. . . siendo niña, vi un pelícano muerto en el mercado. yo había visto algunas veces antes -con miedo- pelícanos cerca de los puestos de pescado. pero el difunto me despertó más bien un poco de pena infantil. estaba entre un pequeño montón de restos de mercado y un poco de desmonte barrioaltino, entre los que figuraba un pocotón de quincha. mi experiencia, bastantes años después, la sublimé -oh!- en un poema (que puede verse en el sitio migraciones migraciones)

…  desde una playa de estacionamiento tomé un par de fotos a la espalda de un caserón del centro de lima. no tenía dónde mostrarlas, no les encontraba un “giro” particular. pero algo decían. a la espera de su oportunidad, las guardamos en el archivo con el nombre resiste terremotos.jpg. en una googleada avivada por el recuerdo del sueño, me dí con un  breve artículo de edgardo rivera martínez, titulado Elogio y defensa de la quincha. En medio de la apología, el escritor no se aguanta el desliz de una metáfora:

Sucede, además, que la quincha ofrece una imagen bastante
vívida y completa de la idiosincrasia limeña. Es ligera, y muy dis-
puesta a elevarse y a ofrecer apresuradas soluciones. Es leve, y aje-
na por vocación a toda inquietud por lo consistente, recio, funda-
mental. Es versátil, pero también acomodaticia, perezosa, lángui-
da. Se aviene al ocultamiento, pero se revela de inmediato en va-
nos y proporciones. Pero en su levedad resiste y desafía, como nin-
gún otro material, a los sismos. He allí su mejor cualidad. Y en la
vejez, finalmente, podrá exhibir a través de las grietas una vetus-
tez apolillada e incolora; mas no muestra nunca, ni podría mos-
trar, la senectud sórdida e inhumana del ladrillo.

En: Estampas de Ocio, Buen Humor y Reflexión. Fondo Editorial UNMSM, 2003
Publicado originalmente en Correo, el 4 de junio de 1977.

El libro puede descargarse completo (sección por sección) desde la Colección Digital del Sistema de Bibliotecas de la UNMSM. Aunque como son textos breves y que se pueden leer picoteando, recomiendo hacerse regalar la edición física, que está a treintipocos soles en cualquier librería limeña.

Una vista del libro completo está disponible en google books y si quieren compartirlo en redes y mensajería copien y peguen este enlace:

http://books.google.com.pe/books?id=a7JfpjVuxwQC&printsec=frontcover&source=gbs_v2_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s