la huachafería, reina

Actualmente trabajo en una revisión de la cobertura que los diarios “nacionales” le dan a Lima.  Junto al joven antropólogo unmsm Juan Manuel Vílchez hemos armado un modesto pero bastante completo archivo de notas periodísticas, que estamos transformando poco a poco en una “base de datos”. Esta labor, siempre difícil, es mil veces más llevadera con el soporte web de los diarios, en donde las notas son muchas veces más completas que el papel, en tanto muchos de los contenidos se van actualizando y ajustando.  Pero también tiene sus bemoles. Hoy, comparando su recopilación con la mía, descubrí por qué habíamos hecho un registro distinto de una misma nota sobre parámetros urbanísticos y monumentos, aparecida el 24 de enero de 2009 en el diario “El Comercio”. La periodista nos pasea sumariamente por monumentos y estilos arquitectónicos de El Agustino, Chorrillos, San Borja, Surco y La Molina, de la mano de los arquitectos Augusto Ortiz y Willey Ludeña. Si uno busca la nota en el portal, se encuentra con al menos tres títulos distintos para el mismo contenido.

Entre los diarios con edición nacional peruanos, el que tiene la cobertura de mayor calidad sobre la ciudad es sin duda El Comercio.  Su sección Metropolitana es la que aborda con mayor complejidad, y concurriendo casi siempre a paneles de expertos, los asuntos urbanos. Ciertamente, su interés por temas medioambientales y sus frases de pánico frente a los horrores del crecimiento urbano contrastan con sus puestas de perfil frente a algunos temas calientes del negocio urbano (o con su profuso avisaje).  En fin, la intención del post es contar en qué estoy chambeando, relanzar el blog desde wordpress y sugerir los problemas del subconsciente que subyacen en las definiciones de los titulares (ahora que no se trata de mancharse los dedos en el tipógrafo, sino de teclear y enlazar desde el teclado y corregir on line). En (algunos) blogs por lo menos aparecen los cambios o correcciones como textos tachados, así el lector puede distinguirlos, pero no sé cómo es o cómo debe ser el código para los diarios.

Por otro lado, no sé si es cosa del editor, de la redactora o de “El Comercio” (en el sentido ideológico en que se puede hablar de la marca y no de la gente que trabaja en el periódico), pero los cambios en los títulos por lo menos llaman la atención (de “huachafería” a “parámetros estéticos”). Ojalá no haya sido la redactora la de la idea original, pues en realidad la nota trata de salirse de la cantaleta de que en los barrios populares (o en las regiones o en los distritos urbanos fuera de Lima) reinan los “despropósitos” y que los alcaldes “de provincia” o de “cono” son “huachafos”. Al ver sólo el “despropósito” y pedir que alguien controle la huachafería, muchas veces se pierde por la “forma”, el “fondo”, que es la inversión en espacio público.

Título 1 http://elcomercio.pe/ediciononline/html/2009-01-24/la-huachaferia-reina-construcciones-lima.html

Título 2 http://elcomercio.pe/edicionimpresa/Html/2009-01-24/la-capital-crece-sin-orden-ni-parametros-esteticos.html

Título 3 http://elcomercio.pe/edicionimpresa/Html/2009-01-24/sin-ton-ni-son-construyen-fachadas-y-monumentos.html

Anuncios

4 comentarios en “la huachafería, reina

  1. Quién controlaría la “huachafería”? lo que para mi puede ser muy estético y urbano para otros puede parecer lo peor. Claro, algún criterio mínimo de buen gusto debe prevalecer.

    Se le puede pedir a algún alcalde que controle eso? No son acaso ellos los principales huachafos? Por ejemplo el alcalde de Lurín que ha pintarrajeado cuanta pared tenga libre con frases de lo más vomitivas, qué más parecen salidas del afiebrado cerebro de un cruce entre Coelho y Belmont: “lo importante no es de donde viene, si no a donde vas” (así tal cual, comiéndose los acentos) ó “la persona más importante son los padres” (sic)

    Si un tipo escribe esas frases alucinándose la última lamida del helado, qué se puede esperar de su criterio estético o de los ganapanes que le lamen las botas a su alrededor?

    Iba rajar de la pintada tipo anuncio de concierto de Los Chapis en los 80s que ke an metido a los pilares del tren eléctrico en el cruce con Angamos, pero creo que hay gente cercana.

  2. ¡qué despropósito el tuyo! Negar la absoluta carencia de orden estético y urbanístico en el país es cosa de ciegos (o de cegados por cierta ideología pro-populista). Rechazo la palabra “huachafería”, pero creo que deberían existir criterios estético-urbanísticos coherentes; de ningún modo se trata de celebrar por celebrar el “gasto en inversión pública”.
    Tal vez te falta ver mundo y enterarte de cómo en ciudades de Latinoamérica -ya no hablemos de Europa- sí se puede conjugar lo popular con lo coherente.

  3. Víctor, tu comentario atribuye al post un tono que no tiene y afirmaciones / celebraciones que no hace. Pero bueno, normal. Mi punto es sencillo: la inversión en espacio público responde a una demanda real y válida, que no hay que perder de vista y que muchas veces se disuelve en la crítica de “la huachafería”, que no es sino cierta solución a esa demanda. Otra cosa. Escribí “inversión en espacio público” y no “gasto en inversión pública”, como citas erradamente. Gracias por seguir visitando el blog y por comentar.
    Jimmy, envíame aportes para el olvidado post de lemas municipales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s