alcaldes y obras públicas: con mi plata no



la semana pasada se aprobó en el congreso un paquete de modificaciones a la ley orgánica de municipalidades (LOM). uno de los asuntos que más ha llamado la atención es el de las restricciones en los anuncios de obras públicas, en particular, que aparezcan en ellos el nombre del alcalde y/o las señas distintivas de su organización política. el argumento es sencillo: quiere evitarse que la publicidad de obras, pensada originalmente para abonar en información y transparencia, sea una forma de propaganda política. es indudable que en una eventual apuesta re eleccionista un alcalde-candidato tiene gran ventaja con su nombre luciéndose en carteles y banderines. en esa eventualidad, el alcalde candidato usa dineros públicos, y también espacio público, en una calidad a la que otros -aún con mucho dinero- no podrían acceder.


en la cabeza de todos los opinantes, aparece ya la sombra de las próximas elecciones municipales. de principio, la restricción no debería ser contestada por nadie, aunque sea por roche. pero hasta eso han perdido algunos, como la congresista ultra-conservadora fabiola morales y su colega walter menchola, ambos de solidaridad nacional (partido del alcalde de lima). esta bancada, además de quejarse, reclama que la restricción se aplique a todas las autoridades, aunque en el fondo esperan que la ley sea observada por el presidente garcía (quién, vale decir, nunca se ha hecho problemas con su estampa en la publicidad de programas estatales y obras públicas). tampoco ha tenido recato el propio alcalde de lima, en cuya opinión firmar los carteles sirve para que la gente sepa qué alcalde trabaja y cuál no (¿?)

un tema es el uso de dinero público (y la oportunidad que sólo se obtiene desde la autoridad) para propaganda. digamos que es una cosa práctica y evidente (“¿acaso no sabemos quién es el alcalde?¿acaso lo hace con su plata? ¿acaso lo hace él mismo?). siguen asuntos de cultura polltica, que han sido explicados en algunos medios, especialmente la concepción personalista de la autoridad y la gestión del estado (cecilia blondet en larepública, beatriz boza en elcomercio), por eso la necesidad de que las leyes correspondientes a presidentes regionales, ministros y al presidente de la república, prohiban también a estos tan extendida práctica. este brevísimo resumen de los asuntos implicados en la modificación propuesta a la LOM tiene por fin llamar la atención sobre los siguientes puntos:

1. son cerca de 40 modificaciones a la LOM. la publicidad en obras, la que alude a los derechos de información de los regidores, la proporción de sueldos, las causas de vacancia de los alcaldes (entre ellas, por abandonar el partido por el que fue elegido), han sido las más comentadas, pero no son las únicas. la tendencia es a leer las modificaciones en clave de cómo dibujan la cancha de las elecciones próximas (en especial lima metropolitana) y no mucho más allá. si se tiene en cuenta que en el país se compran cientos de kits para revocatorias, que el que los alcaldes distritales ganen por pequeñísimos márgenes, deja abierta la puerta para conflictos de gobernabilidad local, etc. el tema de la publicidad en obra como lo más relevante en los medios es una mirada bien limitada (y por la concentración en castañeda, bien limeña), por decir lo menos.
2. la LOM tiene implicancias de “balance de poder” en distritos y provincias, de distribución de poder al interior del estado y, muy importante, son parte de la institucionalidad de un determinado modelo de desarrollo, de producción y sostenibilidad de espacios territoriales articulados. este nivel de debate (cómo se afectan proyectos reeleccionistas o de continuidad en el poder), implícitamente, promueve la idea de que una ley de municipalidades es una ley acerca del municipio, del alcalde y los regidores y no una ley acerca del territorio y las instituciones diseñadas para su gobierno.
3. en la calle (volveremos luego sobre este punto). como ha señalado mirko lauer en una reciente columna de opinión (“los cartelones no son cheques“), “el tema del nombre de personas vivas en lugares públicos va más allá (…) las democracias de ánimo realmente liberal no llevan a gente viva al asfalto, el mármol o el bronce, y esta es una manera de adelantarse a la tentación de cualquier práctica tiránica. Solo los reyes y los dictadores aparecen vivos sobre sus billetes, sus estampillas y, cuando no hay recato, cualquier superficie que se preste a ello”. la prohibición de que los alcaldes firmen su publicidad de obra se queda corta. el IPAM señala que esta sólo alcanza al 16% de los anuncios de este tipo, pues los demás se refieren a servicios que brindan los municipios. a eso hay que sumarle los “mensajes”, frases “positivas” y “motivacionales”, firmadas por los alcaldes en cuanto muro encuentran disponible. si la relación entre la aparición del nombre en la calle y la información pública por los medios correspondientes es inversamente proporcional, peor. ejemplo: los mensajes del alcalde de lima en los pasillos de los hospitales de la solidaridad contrastan con la nula información acerca del sistema metropolitano de la solidaridad, SISOL, cuya página web está en permanente “construcción”.
4. ¿cómo se regula los usos de la imagen del alcalde o del partido de gobierno en el espacio virtual? la ley de transparencia y acceso a la información pública establece que las entidades estatales implementen un portal y usen la internet para comunicar información a los ciudadanos. en la práctica, aunque de manera aún limitada, las páginas se convierten en un “lugar” de la relación, de la interacción entre la gente y sus autoridades. intuyo que en el caso de las webs de gobiernos regionales y ministerios, la interacción que prima es la de grupos de interés más o menos organizados, que “vigilan” o usan el portal según sus temas de agenda. luego proveedores del estado, en la medida que muchos procedimientos incluyen la web (convocatorias, licitaciones) y, finalmente, están las instituciones que evalúan los portales en términos de transparencia (defensoría del pueblo, grupo propuesta ciudadana).

el caso de las municipalidades es ligeramente distinto, en tanto son los gobiernos de mayor proximidad, con servicios más inmediatos que tienden a informatizarse (licencias, partidas de registro civil, pagos, info de catastro y predial), de modo que los portales son más usados por el vecino “común” y no únicamente por el “participativo” (como quizá es la tendencia en el nivel regional en lo concerniente al manejo presupuestal). lo deseable es que cierto sentido del decoro -y de ser necesaria, un poco de presión a nivel local- regule eventuales excesos en nombres y retratos de autoridades en la pantalla. lo generalizado es un botón o un banner con las “palabras del alcalde”, aunque siempre están los que caen en la vanidad. la idea de fondo es que el espacio virtual es relativamente nuevo en la relación entre vecinos y alcaldes: se cumple lo dispuesto por la ley de transparencia y en lo que concierne a los servicios, se innova con mayor o menor fortuna. en lo referido al uso de este espacio (público) con fines de propaganda personal o política, está aún por verse. en la medida que la gestión sea personalista, las webs tenderán a reflejarlo, pues se encontrará poca información institucional y más concentración en las “actividades del alcalde” (elcaso chocope sería un extremo). además, por la naturaleza de los medios (rotación de imágenes, animaciones, efímeros pop-ups) es difícil de regular y el intento podría resultar contraproducente, al imponer restricciones a un medio en pleno desarrollo. para lo demás, felizmente, siempre está el sentido común:

alrededor del tema hay regulaciones específicas que se activan para períodos electorales y otras permanentes, como ley de publicidad estatal, que en su artículo 5 prohibe que funcionarios de entidades públicas aparezcan en avisos contratados por estas (en prensa escrita, televisión y radio, pero no precisa cómo va esto en web).

Revisar:
Marco legal del Gobierno Electrónico en Perú, víainformaticajuridica.com
Tendencia Peruana al procedimiento administrativo vía internet, vía alfa redi
Todo se sabe o debería saberse, Marco Sifuentes Peru21

Anuncios

4 comentarios en “alcaldes y obras públicas: con mi plata no

  1. señorita Cabrera:

    Hace más de 3 semanas un comentarista le reclamaba su posición frente a los comentarios racistas de Jimena Linda y Renzo Schuller sobre la actriz Magaly Solier. Usted prometió escribir algo y nada de nada. Por lo menos denos su posición sobre este problema en un comentario; con lo de Bagua se ha confirmado que el racismo y la discriminación del otro es uno de los problemas más graves del país y usted como socióloga debería reflexionar sobre ello.
    Si no, se podría pensar que como Lindo es famosa y dirige un programa que quiere ser cultural, usted no quiere chocar con ella. Eso me hace recordar a esa vieja canción de Los prisioneros: "Nunca quedas mal con nadie". Saludos.

    pd: es contradictorio y absurdo reclamar a alguien que hable desde el anonimato cuando usted misma permite en su blog comentarios anónimos.
    Recuerde sus cursos de Lógica, por favor, si es que los aprobó…

    Pablo

  2. hola pablo
    curioso. si lo que reclamas es una posición y no una reflexión (menos una que tenga que ver con los temas que abordo en este blog), no hay problema: estoy en contra del racismo y la discriminación. del incidente me enteré por internet, cuando ya se habia dicho bastante sobre ello, ya que no veo ese programa y en general no veo plus tv (que me parece taaan clasista, que hace referencia a un perú de fantasías neo oligárquicas), salvo por el programa de chema salcedo dependiendo del invitado y el de gonzalo torres por curiosidad limeña.
    lo que a mi parecer refleja la reacción frente a la broma entre los dos conductores de tv, además de un saludable rechazo al racismo, es que hay modelos de ser peruano y exitoso que convocan a la solidaridad y otros modelos que no. para decirlo en simple: si hay un ataque o broma de corte racista contra solier, saltan porque es sencilla, bonita, exitosa y medio progre. si hay un ataque del mismo tono a un impresentable como cachuca, que es creído, desarregloso, tuvo su resbalón fujimorista, difícil que la opinión pública se conmueva del mismo modo, aún cuando el fondo de racismo es aparentemente el mismo. ves magaly tv? has notado la cantidad de alusiones racistas en los comentarios y los cintillos? creo que como están dirigidos a personajes que no son precisamente modélicos, no generan rechazo, aún cuando sean "racistas" (recuerdo un cintillo bajo la imagen de chacalón en que decían "fallas de origen, no toque su TV" en un reportaje sobre la estética del mundo de la chicha y la cumbia… no había ningún problema con la imagen, por cierto). entonces, o el problema es que vemos plus tv y no magaly tv o que hay una especie de permisividad cuando el humor es "entre iguales o parecidos" (por ejemplo en piel, patrón de consumo, apellidos, clase social), pero una reacción fuerte -a la que me sumo, por lo demás- cuando el supuesto humor (fallido en el caso de la lindo y cía)no se da "entre iguales".Por eso creo que el problema es que el racismo en el Perú se asienta sobre una base clasista que muchas veces se deja de lado en el análisis, porque es ahí donde realmente se agarra carne y se choca.

    Sobre el programa de Magaly Medina (que se consume mucho en los llamados sectores A y B) hay una buena columna de Hildebrandt (que es periodista y no sociólogo), que te recomiendo leas, pues apunta un poco a este problema de los que son "iguales" socialmente. Sobre los "objetos" que convocan a la crítica anti racista, te recomiendo revisar un artículo de Willy Nugent llamado "La desigualdad es una bandera de papel", donde plantea la distinción entre la desigualdad "chirriante" y la desigualdad "armónica".

    Último, no sabía que la tal Jimena Lindo era tan famosa, hasta que hubo este problema. No veo qué interés puedo tener en reservarme una crítica a alguien que no conozco, que no está en mi campo profesional ni me paga el aguinaldo (ninguna de estas tres razones me han detenido nunca en criticar a nadie y hasta chambas he perdido). Su conversación con su co conductor me pareció hasta las huevas y entiendo que es la libertad que da un canal de televisión que maneja códigos tan domésticos al estar dirigido a un target reducido. Además, me hubiera gustado que la propia Solier sea enérgica en rechazar la broma y no concesiva como fue, ya que de últimas no se trata solamente de ella, sino de lo que representa mediáticamente en nuestro país.

    Ahora, si permito en el blog los comentarios anónimos es porque de eso se trata el espacio virtual y porque para algunos visitantes es engorroso crear una cuenta para opinar, pero como soy un ser humano, si ya hay beligerancia gratuita, me gustaría saber con quién trato (por eso el "virtual"). Ingenuamente creo que si la gente pusiera su nombre, su apellido y otros datos (en igualdad de condiciones con los que yo comparto) no sería tan beligerante. Eso es por sensibilidad, no es lógica (creo que nunca he aprobado cursos de lógica, salvo en la pre).

  3. Señorita Cabrera:

    que no haya aprobado los cursos de lógica en la universidad no la exime de esforzarse por razonar correctamente ahora que es una profesional y tiene un sitio virtual público visitado por muchas personas.

    En cuanto al supuesto contenido "clasista" del racismo en el Perú, no es más que un rezago marxista extraño en una persona joven que debería estar abierta a nuevas tendencias de pensamiento.

    En fin, cada uno es dueño de arrastrar sus lastres.

    El racismo no es de base clasista en el Perú por la sencilla razón de que la práctica lo niega en muchos campos. Sitios que para usted serían "oligárcas" o "pitucos", como la UPC, El Comercio o incluso transnacionales peruanas como Alicorp están llenos de profesores, periodistas y trabajadores andinos, selváticos y en general provincianos, y nadie los discrimina ni se fija en su color de piel.

    ¿De qué clasismo habla?

    O va a decir usted que todas esas personas, que pueden ser miles, han tenido que "blanquearse" y aculturarse para acceder a esos centros de trabajo.
    Por otro lado, el ejemplo de Cachuca es desafortunado por decir lo más decoroso. Ese personaje que usted misma llama "impresentable" no convoca la solidaridad de la gente no porque sea visto como un "cholo" distinto a la Solier, sino porque la falta de respeto por sí mismo lo ha convertido en un sujeto despreciable que bordea lo delincuencial, y este fenómeno es repudiable en un andino, en un blanco y en cualquier persona.

    Finalmente, yo no le recomiendo leer nada, porque lo que más necesita usted es mejorar su pensamiento racional, y eso tiene un tiempo y un lugar que, lamentablemente, usted parece haber desperdiciado.

    Saludos de todas maneras.

    Pablo

  4. PABLO 1 del 12 de junio de 2009 9:24
    "…se ha confirmado que el racismo y la discriminación del otro es uno de los problemas más graves del país"

    PABLO 15 de junio de 2009 8:59

    "Sitios que para usted serían "oligárcas" o "pitucos", como la UPC, El Comercio o incluso transnacionales peruanas como Alicorp están llenos de profesores, periodistas y trabajadores andinos, selváticos y en general provincianos, y nadie los discrimina ni se fija en su color de piel"

    creo que llevamos el mismo curso de lógica.
    ah! y reconocer que existen clases sociales en el perú o en cualquier otra parte, no es marxismo, es sentido común.

    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s