san marcos-by pass-el estudiante también es ciudadano limeño

BEFORE

AFTER

audios de rpp en la protesta de hoy

sobre este asunto, el señalamiento más claro está n un artículo que toni zapata publicó hace poco más de un mes en La República:

Por otro lado, el intercambio vial con Venezuela es muy sospechoso. Se trata de una obra gigante, dotada de amplias orejas y cuyo costo es muy elevado. El problema es que poco más abajo, en la misma avenida Venezuela, se halla la huaca San Marcos y, a continuación, el Hospital de la Marina, que no han de ceder espacio para vialidad.
En otras palabras, se trata de la gigantesca ampliación de una avenida que vuelve a angostarse sin remedio a sólo quinientos metros. Para qué tanta inversión, si es imposible recortar la huaca y el hospital. Obviamente levanta suspicacias, porque es una carrera de caballos con parada de burros. El típico elefante blanco.(artículo completo)

No me ocupare aquí del diferendo sobre los terrenos de la universidad. Sólo quiero comentar dos temas que creo, están conectados:

1. el hombre vs.la máquina. hubo un plan de desvíos para los autos, pero nunca quedó claro si había un plan con alternativas de acceso para los peatones. objetivamente, aumentaron los costos y tiempos necesarios para llegar al campus. además del significativo aumento de choros, desorden y tensión entre los trabajadores de la obra y las/los estudiantes. aparecieron rápidamente mototaxis para quienes estuvieran dispuestos a invertir cincuenta céntimos-un sol en acortar los tiempos para desplazarse de los paraderos al campus y viceversa. y como el buen pobre, aunque no le hayan dado ninguna explicación, se acostumbra rápido al percance y la incertidumbre, la gente rearmó su rutina lo mejor que pudo. y las aglomeraciones -mixtura de estudiantes, anuncios y jaladoras de fotocopiadoras e internet, carretillas de venta de golosinas y canchita, datero de combi y cobrador de la misma- que caracterizaban el metro y medio de vereda disponible en la puerta de la avenida  universitaria, se desplazaron unas cuadras hacia la avenida venezuela.

el alcalde declaró, al anunciar el inicio de las obras el año pasado, que “actualmente cruzar ese sector demora unos 25 minutos, pero con el by-pass Venezuela-Universitaria pero con el By Pass Venezuela-Universitaria se podrá pasar en solo 4 minutos”. obviamente se refería a los autos, no a la gente. podríamos preguntarle cuáles son los cálculos acerca del tiempo que tomará a la gente desplazarse por las nuevas vías y puentes peatonales. o, mejor, si las mejoras en el desplazamiento de la gente pueden medirse únicamente en tiempos que se acortan.

2.- el sanmarquino vs resto del mundo. ¿creen que alguien entiende qué quiere decir el estudiante sanmarquino, entrevistado en el calor de la lucha, cuando dice que está defendiendo la “autonomía” de san marcos? ¿a quién le están hablando? si ese es el punto de partida, con seguridad no están intentando comunicarse con el mundo exterior y le están dando poquísimo trabajo a los reporteros hiper-prejuiciosos que van a cubrir sus movilizaciones, de esos que dedican toda la nota a buscar gente que este en contra de la movilización (ergo, de los motivos), como por ejemplo una señora atrapada entre una lluvia de piedras o un malhumorado taxista en un retén. creo que si hacemos una lista sencilla diciendo cómo nos está afectando la construcción del by pass y cómo nos afectará su funcionamiento como usuarios de ese espacio y como personas que estudian o trabajan en el campus, la gente que ve los noticieros o lee la prensa que tenemos (que es para llorar, concedo) captará bien el mensaje.

hacerse entender ya es un gran paso. el siguiente, lograr sintonía con la gente, es algo que sin duda le vendría bien al movimiento estudiantil. en una sensación más o menos generalizada de malestar -o por lo menos de expectación- por más de una de las obras viales en curso -por no mencionar los tremendos sapos que para Castañeda podrían resultar los fracasos del COSAC y de la revisiones técnicas- caería bien una representación más ordenada del justificado malestar estudiantil. presentar el asunto en fácil y directo hará ver que los reclamos de los sanmarquinos son muy razonables y se parecen mucho a los de sus vecinos de la UV 3, Roma, y los demás conjuntos aledaños a esta y otras obras. hasta ahí no habrá mayor necesidad de hablar de autonomía universitaria, calificar la obra de “mediocre” (que es algo que debiera ir en un sanmarquinómetro) o pedirle a Castañeda que “zanje” su posición (él encantado de hacer otra zanja) es decir, no habrá necesidad de enfrentar la situación como si estuviéramos permanentemente en una asamblea en letras o sociales y mas bien podríamos movernos en relación con lo que le está ocurriendo a la ciudad, y cómo san marcos y los sanmarquinos son también habitantes de esa ciudad.

con esto espero contribuir a la comprensión del asunto, o tal vez solamente poner en blanco y negro cómo lo veo yo, pues estos días he conversado con muchos compañeros de San Marcos que se han estado movilizando , o han estado preocupados y sin conectarse a las protestas. también, porque soy sanmarquina, me lo han preguntado otros amigos o compañeros del trabajo. esto es lo que puedo decir, además de que me parece lamentable por donde se le mire, que el enfrentamiento de hoy se haya dado entre los obreros y los estudiantes.

Anuncios

7 comentarios en “san marcos-by pass-el estudiante también es ciudadano limeño

  1. De acuerdo. Sugerencias como las que mencionas pueden favorecer la eficiencia de esta lucha estudiantil. Favorecer su marketing político, por así decirlo.

    Sin embargo, algunas dudas pensando en un proceso más prolongado:

    – Hacerse entender es buena idea, sí. San Marcos parte de la ciudad, igual a un parque, el Paseo de Aguas, la Huaca de Tingo María, el Museo de Barranco o la placita de San Felipe. Un espacio, un inmueble, un componente de la urbe. ¿No es nada más la universidad? ¿No tiene un contenido distinto, más allá de lo que comparte en términos físicos con los lugares/problemas citados? ¿no tiene siempre, aún cuando se trata de su comedor o su muro perimétrico un componente político y cultural? Quizá se trata de un problema urbanístico solo parcialmente.

    – Cómo no, dejar de lado en la protesta estudiantil viejos lenguajes que poco comunican.

    Y poco dicen por falta de interlocutor entrenado para esa jerga, porque no están de moda, porque no son ganadores (no movilizarán recursos a su favor), porque no generan empatía, porque remiten al pasado.

    Y cambiarlos por tecnicismos, por discursos de inclusión, por vigilancia y participación ciudadana en la gestión de la ciudad, ver si la obra es buena o mala, si se ha gastado bien o mal, si es bonita o fea, si es mediocre o genial, si satisface una demanda, llena un vacío, soluciona un problema.

    Cambiar ese viejo lenguaje de estudiante revoltoso encerrado en sus cuatro paredes y pabellones por mediciones y discursos ciudadanos neutrales.

    Sin embargo, este cambio
    ¿No llevará a la paradoja de protestar solo sobre lo permitido? ¿No hace de la protesta a la larga un simulacro de crítica? ¿Recuerdas esa vieja historia del joven monje que para oponerse al abad debía hacerlo recitando el evangelio? Ese lenguaje le dejaba poco margen para una crítica profunda…

    Protestar de otra forma, dices, en resumen, una forma más de la mano con los nuevos tiempos, más adaptada al oído de los nuevos actores, que no escuchan música antigua y en general, sintonizan tercamente un solo dial.

    Cómo no. Solo me parece que ese afan comunicativo puede hacer perder carga crítica al discurso universitario. Seguirá el destino anhelado por tanto poderoso en tantas épocas y que ahora se va imponiendo: será una demanda burocrática. Una demanda cautiva. Una demanda de lo que yo te permito que demandes.

    Saludos y ta bonito el blog

    JC

  2. hola JC

    un parque, el Paseo de Aguas, la Huaca de Tingo María, el Museo de Barranco o la placita de San Felipe. un espacio, un inmueble, la vivienda de una familia cualquiera, por ejemplo, tienen también componentes políticos y culturales, quizá tantos como un campus universitario. los espacios/lugares que señalas no son, ni de lejos, sólo “físicos”. expresan relaciones sociales.

    no entiendo, en todo caso no planteo, una distinción entre los problemas urbanísticos y los problemas políticos. el blog es mas bien un intento de mostrar que en la urbe y en las decisiones que se toman para ella, se está expresando la política, y más precisamente aún, las formas de expresión de autoridad y, en el caso de san marcos algo aún más evidente: en la definición del espacio (cómo se usará) las formas de representación y las dificultades de los movilizados para tender puentes en una sociedad que se ha ido rearmando a partir de la precariedad. no veo razón político-práctica para no intentar encontrar el “común denominador” entre los motivos de esta protesta de los sanmarquinos y el malestar que hay en muchos vecindarios actualmente por razones muy parecidas, con el plus de que quizá los estudiantes puedan estar en mejores condiciones para articular todo esto en una crítica de fondo a la gestión de Castañeda. es cierto que en el caso del campus hay hechos muy específicos, como la participación de los estamentos universitarios en las decisiones que ha tomado el rector, la autonomía universitaria vulnerada (al campus le recortan casi el 6% de sus terrenos, y al hospital naval no le moverán ni un centímetro el cerco)… como en los parques de un barrio hay igualmente asuntos políticos muy específicos que atañen a la dirigencia vecinal. lo que sostengo es que ese es UN registro del debate y que el que puede acumular más (no necesariamente digo “lavar la cara y vender un producto”) quizá no sea el específico, aunque sin duda debe ser parte del debate público, especialmente del debate público al interior del campus.

    respecto al asunto del lenguaje que planteas, no recuerdo en el post original el tono de “políticamente correcto” con el que lo aludes (participación-vigilancia-ciudadanía). no propongo un giro en el lenguaje hacia términos más comestibles, pero sin ninguna duda, “si la obra es buena o mala, si se ha gastado bien o mal, si es bonita o fea, si es mediocre o genial, si satisface una demanda, llena un vacío, soluciona un problema” me parece que para nada son asuntos accesorios. ¿o no he entendido nada y no es por todas esas razones por las que podría suscitarse tanto una movilización estudiantil como una discusión pública? ¿no es por todas esas razones que los estudiantes están protestando? Para mi ESAS son razones sobradas y suficientes para movilizarse. y en el contexto actual de Lima, discutir ese modelo hegemónico de ciudad, de una ciudad hecha para los autos, me parece que es justamente ir a contracorriente. ¿o acaso, en la doctrina de los medios, a Castañeda no le perdonan –le teflonan- las barbaridades del SAT, el COSAC y las revisiones, canjeándolas por los puntos que gana en las “grandes obras”?

    las decisiones que toman las autoridades urbanas, movidas por la motivación que sea, se van a expresar en el espacio. Eso es lo que ha ocurrido con las decisiones que ha tomado Castañeda y el que le Rector lo haya avalado, va a terminar expresándose en la obra (y en las batallas campales). el punto es entonces que un modo –entre muchos seguramente- de enfrentar ese sistema de toma de decisiones (ese sistema de poder) es discutiendo a partir de la expresión material de esas decisiones, que de paso son más asibles.

    más que una posición divergente, he tratado de apuntar algo que siento que es parte sustancial de este episodio y que ayudaría tomarlo en cuenta. no para hacer potables a los sanmarquinos, sino para ver cuáles son los elementos que pueden agregar a más sectores a una crítica contrahegemónica, o sea contra el rumbo que está tomando la ciudad hoy, pues lo de sm no es un hecho aislado.

    salió un poco largo. ya cogeré oficio para esta parte del blog.
    gracias por visitar!

    teresa

  3. Primero, ¿Lima es una ciudad de autos o patones? Porque al parecer Castañeda sólo se dedica a hacer caminos, intercambios, anillos, by pass y puentes en busca de agilizar el transito vehicular, pero y ¿la gente de a pie? ¿¿Hasta dónde es valido todo esto? Lima tiene cada día menos espacios libre para caminar, a este ritmo fácil dentro de algunos años sino tienes un auto para movilizarte dejaras de ser un ciudadano común y terminaras casi como un paria vomitado por tanto cemento.

    El segundo punto es sobre el papel (tan indecoroso) de la prensa local, par lo cual sólo quiero citar 3 ejemplos:

    -El (tristemente celebre) Aldito M. y su columna:

    Otra tontería es la supervivencia de la medieval autonomía universitaria, por la cual la Policía no puede entrar a los claustros para detener a los revoltosos. ¿Acaso las universidades son paisitos aparte, están fuera de la territorialidad peruana, son un consulado gigante? Encima, estos vándalos queman un camión policial. ¿Quién le devuelve el costo de ese vehículo a los contribuyentes? La obra que se está haciendo allí es sumamente necesaria e hizo muy bien el rector en entregar esas dos hectáreas en bien de la ciudad.

    ¿Por qué estos sanmarquinos no se dedican a estudiar –cosa que los contribuyentes les pagamos– en lugar de joder? Ya bastante daño se ha hecho desde esa universidad a la sociedad con tanto radicalismo estúpido pasado, pues eso fue incluso un fértil semillero de senderistas y emerretistas años atrás. A ver si se dedican a recuperar el nivel académico que perdieron desde finales de los 50.

    -RPP:( y su nada parcializado titular)

    Catorce policías heridos por enfrentamiento con estudiantes de UNMSM
    Viernes, 09 de Mayo del 2008 – 00:22:19

    -Y por último, esa luminaria del periodismo local llamado Günter Rave, que en el noticiero del 5 salió esgrimiendo unos papeles en los que juraba, con el mismo fervor con el que Genaro le juraba fidelidad a Montesinos, que el rector de San Marcos había pedido la intervención policial, cosa que fue desmentida por la tarde por el mismo rector, mostrando los documentos donde pedía seguridad (seguridad no intervención) policial para el día 3 de Mayo y no para el 8.

    Iba citar también a “Expreso” pero creo que su titular fue sólo una alucinación mía, porque ya no existe ese diario no?

  4. precisamnte eso. no sé si sea el problema angular de como las demandas estudiantiles no son entendibles más hallà de los claustros.Pero pienso que apuntas a un hecho muy concreto.El discurso estudiantil propio de asambleas de
    “gremios” hace poco entendible el lenguaje fuera del campus.No solo porque somos estudiantes,somos también vecinos y ciudadanos. Sin embargo, no considero que sea neceseario de tecnicismos o de lenguajes modernos ( como dijeron por ahi) para hacer entendible y expansible el conjunto de demandas. Un viejo problema del movimiento estudiantil. Lamentablemente mientras tanto los interlocurtores segurian siendo nuestros ya muy bien calificados medios de prensa.

  5. No creo que SM haya cambiado tanto desde los tiempos en que yo fui estudiante (hace como 15 años). Mucho se dice de quienes participaron de la revuelta pero ningún medio de prensa televisiva se interesa por preguntarle nada a los alumnos que no comparten esos mismos puntos de vista ni mucho menos salen a destruir la imagen pública de la universidad que tanto trabajo costó levantar durante los diez años anteriores a la gestión del rector Izquierdo. Con esto no se afectan sólo ellos para cuando finalmente abandonen las aulas y busquen chamba, sino también a los egresados jóvenes que son, como ellos, igualmente sanmarquinos.

    Sobre el 1er comentario: creo que antes de lamentarse por un nuevo contexto que hace “perder carga crítica al discurso universitario”, la izquierda peruana (y la universitaria en particular) debería hacer una autocrítica sobre sus “grandes logros” durante los años 70 y 80’s antes de ponerse a reclamar porque los poderosos pretenden “domesticar” o limitar el alcance de sus críticas. En SM se pueden ver, hasta el día de hoy, papelógrafos y pancartas en algunas facultades como si el mundo fuese el mismo de los tiempos de la guerra fría. Se debe deslindar frente a todo ese fascismo de izquierda que aun se cree dueño del campus y dice ser la “auténtica” voz de los estudiantes.

    Interesante tu blog.

  6. Un problema del “Movimiento estudiantil” es que es un movimiento de masas en el que no sules encontrar cabezas. Hay valientes, sí -o tal vez debería decir temerarios- que salen a dar el pecho, a recibir palazos e incluso a comentar en forma tan poco apropiada como el alumno que aparece en el reportaje. El resultado de esto: Vandalismo. Y ese es otro problema. El dichoso “Movimiento estudiantil”, lo que hace es generar la idea de que el universitario debe protestar lanzando cosas quemando autos y que eso, es ser un buen estudiante. Nada más alejado de la verdad.

    ¿Dónde queda el lado racional del asunto? ¿Dónde queda, sino, la capacidad para argumentar y debatir?

    ¿No quieren debatir con los estudiantes? ¿Nadie quiere hacerlo? ¿Los medio de prensa nos estigamitzan como el tal Aldito M?¿No son capaces los estudiantes universitarios de generar espacios en los que su voz sea oída? ¿Tenemos por eso que hacer una rabieta como el niño molesto que rompe sus juguetes porque la madre no le hace caso?

    Es claro que mientras la imagen del estudiante sanmarquino sea la de un revoltoso que no puede expresarse bien, que quema cosas y que es claro que desprecia todo intento racional de comunicarse por vía argumentativa (no digo que esto ocurra, pero es la imagen que se proyecta de entremuros hacia afuera), lo único que se va a lograr es que luego -la universidad es una etapa, no olviden eso-, se sigan cerrando puertas, que se nos estigamtice como conflictivos, que cuando egresen las próximas generaciones nadie en su sano juicio quiera contratarlos para un trabajo, en fin, en resumidad cuentas que aumente el número de taxistas con título universitario.

    De otro lado, es cierto que San Marcos no tiene nivel académico, por favor, eso no podemos negarlo.

    Finalmente, tiene razón mikimakay cuando dice que hay estudiantes que no piensan igual. ¿Qué para con ellos intolerancia? ¿Tacharlos de fachos, indiferentes, reaccionarios y ese género de etiquetas desfasadas? Por que el movimiento estudiantil, toma a los más jóvenes con arengas, con exaltaciones de ánimo, pero no invita a la reflexión o al diálogo. Los jóvenes -seimpre se dice- son el motor del cambio, pro no por su sapiencia, sino por su ímpetu, por el apasionamiento con que hacen las cosas. El movimiento estudiantil -tras cuyos hilos no hay jóvenes como los que pelean temerariamente en las calles- sabe eso y lo aprovecha con los resultados vistos. Me pregunto si al movimiento estudiantil relmente le interesan lso estudiantes josésuárez que estudia farmacia, por ejemplo- o si lo que le importa es solo el ruido que hagan las protestas, no las mejoras conseguidas, sino aparentar inconformidad, hacer alarde de fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s